Podología infantil

La podología pediátrica o infantil es de las disciplinas más importantes e interesantes que desarrollamos los podólogos, ya que es en estas fases del desarrollo cuando podemos diagnosticar y tratar patologías que afecten al crecimiento, poniendo remedio así a problemas futuros en el pie adulto.Resultado de imagen de chiropody pediatric

En edades tempranas, entre los 3-4 años de edad, es interesante empezar con controles periódicos para valorar posibles deformidades, alteraciones de la marcha que puedan provocar tropiezos o caídas, así como retraso en la deambulación, desalineaciones de la columna o disimetrias, y poder diagnosticar para más adelante iniciar con tratamientos correctores durante el período de crecimiento.

 

Para el tratamiento de alteraciones infantiles, trabajamos en base a protocolos estandarizados en base a diferentes series de pruebas clínicas que nos ayudarán al diagnóstico y tratamiento.

Realizaremos exploraciones biomecánicas enfocadas en la anatomía infantil de miembros inferiores, tanto de los propios pies como de caderas, rodillas, espalda y el calzado que utilizan.

Además de todo esto, los niños también padecen otra serie de afecciones como uñas incarnadas, infecciones por hongos o verrugas, y patologías propias de la edad infantil como la enfermedad de Sever o de Osgood-Schlatter entre otras. Por todo esto, es imprescindible realizar revisiones periódicas y controles durante toda la época de crecimiento.

Resultado de imagen de chiropody pediatric

Los problemas más habituales en podología infantil suelen ser:

  • Pies plano/valgos
  • Problemas en sus dedos
  • Papilomas/verrugas
  • Hongos
  • Uñas incarnadas
  • Enfermedad de Sever (dolor en el talón)
  • Caminar de puntillas
  • Caminar con los pies hacia dentro
  • Enfermedad de Osgood-Schlatter (dolor en la rodilla)
  • Rodillas hacia dentro o fuera