Termoterapia

La Termoterapia es una técnica que se utiliza para el tratamiento de enfermedades y lesiones mediante la aplicación de calor o frío. Para diferenciar la aplicación de calor o frío se usa el término crioterapia para la aplicación de frío con fines terapéuticos.

La aplicación de calor sobre el cuerpo puede ser a través de conducción, radiación, o convección.

Se recomienda practicar la termoterapia con elementos adecuados para un buen resultado, debido a la variedad de métodos de aplicación tales como: radiación infrarroja, bolsas de gel, aplicaciones de parafina, etc., y puede ser aplicado a nivel superficial o a niveles de tejidos profundos.

La termoterapia es una valiosa herramienta terapéutica en numerosos procesos traumatológicos y reumáticos, siendo uno de sus efectos principales inmediatos, el alivio del dolor. Cabe destacar que la termoterapia aplicada de forma correcta genera beneficios a corto plazo y no produce ningún efecto secundario en comparación con los fármacos.

Efectos del calor sobre el organismo:

  • Aumento de vascularización (hiperemia): hay un mayor flujo de sangre.
  • Disminución de la tensión arterial por la vasodilatación.
  • Aumento de las defensas en todo el organismo.
  • Disminución de la inflamación en inflamaciones subagudas y crónicas.
  • Efecto analgésico, ya que rompe el círculo vicioso de dolor -> contractura -> dolor.
  • Aumento de la frecuencia respiratoria (taquipnea).
  • Actúa también sobre el aparato digestivo como laxante, ya que aumenta el peristaltismo.
  • Fluidifica las mucosidades.