Traumatológica

La recuperación funcional es el tratamiento conservador y paliativo para diferentes patologías y lesiones. Es el más recomendado en patologías crónicas y con mayor evidencia científica, lo que le aporta seguridad, eficacia y rapidez, evitando secuelas y acortando los periodos de convalecencia.

El objetivo prioritario es reducir el dolor y recuperar la funcionalidad perdida o disminuida que permitan realizar las actividades del día a día sin sufrimiento.

Es un tratamiento completo cuya meta es recuperar la función y prevenir evitando lesiones futuras, realizando sesiones en clínica y llevando un seguimiento pautado en casa, donde se refuerza el tratamiento realizado, se automatizan las buenas posturas y los ejercicios saludables, culminando con éxito el tratamiento y recuperando el movimiento y la vitalidad.

Las patologías a las que la recuperación funcional da solución son muy variadas:

  • Desgarros musculares.
  • Lumbalgias (dolores de espalda…)
  • Cervicalgias.
  • Esguinces y tendinopatías.
  • Hernias discales o protusiones.
  • Ciática.
  • Contracturas y sobrecargas musculares.
  • Síndrome del túnel carpiano.
  • Prótesis total de rodilla.
  • Fascitis plantar.
  • Malas posturas.
  • Artrosis y artritis.
  • Ligamento cruzado anterior.
  • Hombro doloroso y capsulitis adhesiva.
  • Latigazo cervical.
  • Pubalgias.
  • Fracturas y fisuras.
  • Escoliosis, hiperlordosis, cifosis, rectificación cervical…
  • Rotura del manguito de los rotadores.
  • Preparación prequirúrgica y postquirúrgica.
  • Lesión de SLAP (rotura de labrum).
  • Atención en accidentes laborales y de trafico.
  • Luxaciones.