¿Cómo debo acudir a la sesión de masaje?

Lo primero que debes hacer es concretar una cita previa con la fisioterapeuta. Nos adaptamos al horario que mejor te convenga.

Tienes que intentar venir tranquila y sin prisa, ir al baño antes de empezar la sesión y no acudir recién comida.

Si tienes otro peque a tu cargo, puedes acudir con él a la sesión comunicándolo con antelación para que pueda acompañarte durante el masaje.

En la primera cita, y bajo la ley de protección de datos, se realizará una historia clínica y una valoración fisioterápica que nos servirá para la elección del tipo de masaje que mejor se adapte a tus necesidades y su posterior realización.

El ambiente será calmado, tranquilo, con una temperatura agradable e invitará a la relajación.

Para la realización del masaje, es necesario desvestirse, para ello, se ofrecerá ropa interior desechable pero también podrás permanecer con tu propia ropa interior si así lo prefieres. En todo momento permanecerás tapada por una toalla y se descubrirá únicamente las zonas a trabajar.

El masaje se realizará en una postura cómoda y segura para ti y tu bebé.

Al finalizar, permanecerás unos minutos en reposo y podrás disfrutar de alguna infusión, zumo o fruta (previo aviso del sabor y variedad que prefieras). Mientras, te asesoraremos e integraremos con estiramientos y ejercicios para realizar en casa.